Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

lunes, 8 de octubre de 2012

Eva (Anexo 2)


Sólamente parpadeó dos veces, y bastaron para que sus ojos perlados por las lágrimas comenzaran a hacerse fuente, y le miró a la cara una vez más. En plena naturaleza, uno delante del otro, con el azul del cielo por testigo de aquel desengaño que temblaba ante cada bandazo de las pestañas de ella, que casi podía oírse cómo apartaba el viento permitiendo a las lágrimas seguir brotando.

Comenzaba a oscurecer, y la situación seguía igual de quieta y tensa que antes. Las cigarras comenzaban a frotar sus patas produciendo un desagradable sonido, los grillos y los saltamontes habían tomado su lugar entre las piedras del camino, las cuales, a su vez, habían decidido fragmentarse y filtrarse a través de las sandalias de la pelirroja para colarse entre sus uñas carmesíes.

Otto le miró, con su sonrisa macabra y mellada, y su cabeza casi calva por culpa de la heroína.
Cada vez hacía más frío allí, y como si no lo supieran, continuaron mirándose sin mediar palabra, como si hubieran instaurado una única rutina en ese preciso instante, un patrón periódico que repetir una y otra vez, pero a un nivel que se cuenta por milésimas de segundo, las cuales se hicieron una eternidad.
Pero Otto sabría que pronto esa situación terminaría, Eva volvería a secarse las lágrimas, y tendría que volver al control de vigilancia de la policía abajo en la comisaría del pueblo, mirando a las rocas de las montañas desde arriba.

Como se temía, el tiempo que pasaron abrazados, llorando, desembocó en la negra noche. Y la policía ya había subido a por ellos.
Los guardias forestales, con sus perros de presa y sus silbatos de ultrasonidos ya estaban subiendo la montaña para ver cual era la causa de que Otto no hubiera bajado aquel día a demostrar que seguía siendo fiel a su condicional.

Cuando por fin el ruido que generaban los acechadores le hizo reaccionar, se miró las manos habiéndolas separado del rostro de Eva y se quedó perplejo: Su pelo volvía a estar ardiendo.

3 comentarios:

  1. A ver, te sigo porque me enamore de tu historia de Eva, y aparte porque me encanta como escribes, pero he de decirte que llevo un lio con la historia. No se que ha pasado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anexo quiere decir que es un texto perteneciente a la misma saga, pero independiente de la historia original =)

      Eliminar
  2. pues yo no se porque le gusta la poli, yo tambien estoy liada

    ResponderEliminar