Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

domingo, 1 de julio de 2012

Arena en la sangre.


Camino empedrado hasta el corazón, con arena en la sangre, porquería que se filtra a duras penas por una rejilla formada con las raíces de los más oscuros pensamientos.
Y nadie se atreve a limpiarla, es una permanente sensación de latente oscuridad, esperando el momento para manifestarse con todo su ímpetu.

Una sensación existente sólo en la imaginación de una conciencia muy enferma, ya casi terminal, a un nivel que se escapa de lo físico, pero que aún así es apreciable.


La sensación de notar la sangre, negra como el futuro de una demencia similar a esta corriendo por tus venas, sucia, grasienta. Esencia vital que no parece lo que es.
Con arena en la sangre, diminutas piedras que chocan contra las paredes de las venas machacadas por el dolor y la adversidad a cada latido, y laceran aún más aquello que se considera, en una comparación física, a los sentimientos.

A toda velocidad, recorriendo cada rincón no necrosado del cuerpo, riéndose y comiéndose tus entrañas.
Arena en la sangre. Arena de un tiempo pasado que, de hecho, no fue mejor, como suele decirse. Y si aquel tiempo pasado no fue mejor ¿Cuándo podremos decir que cualquier tiempo pasado fue mejor? Todo resumido en un suspiro, el nivel ulterior de lo desesperante.

Llora arrepentido el pasado allí dónde ya esté, pues su recuerdo sigue amaneciendo, día tras día. En un Sol oscuro y despreciado, pero inevitable. Su puesta ocasiona apacibles sueños, y su retorno las más terribles pesadillas, con los ojos abiertos. Morir pensando y no sintiendo, y la única vía de escape se esconde tras el horizonte siendo la entelequia del sufrimiento.

Arena en los ojos, de una velada de martillazos insensibles, de letras sangrantes tocadas al aire hasta su visión en un papel que se vuelve triste al leerse tatuado con tales demencias.


Insomnio, y sangre sucia que contamina más y más el corazón a cada momento. Ideal para escribir.

3 comentarios:

  1. Realmente no sé qué hago tanteando y presionando indecisamente cada tecla, tragando saliva mientras aflora el recuerdo del recoveco más umbrío y como un remolino de escarcha se coagula entre mis latidos...De nuevo este latoso fondo blanco, vacuo y exánime, expectante ante palabras que nuevo parecen obstruirse en las yemas de mis dedos. Llevo tanto sin escribir...Pareciera que me han arrancado de cuajo una parte de mi ser...Un silencio espesándose entre la cadencia del tiempo, más y más...Llevo tanto sin escribir...Ni yo misma sé por qué. ¿Estoy vacía? O quizá demasiado llena de historias. Entretejer una telaraña, un juego de espejos concéntricos (¿te suena esto ultimo?), un laberinto de sombras intentando desentrañar los espectros arremolinándose en mi subconsciente. Siento que nunca refleja realmente lo que siento...Nunca, nunca, como si fuera un manantial ya seco, las frases se me escapan, se confunden, trabucándose en una amalgama neblinosa y mate...¿Qué hago contando toda esta mierda incoherente comentando por primera vez en este sitio sin venir a cuento?

    ...No lo sé. Tal vez porque una persona anónima, un completo desconocido podría entenderme. Otro párrafo más que se confundirá y se perderá, corroyéndose mientras se arrastran los días. En todo caso quería hacerlo. También porque pareces exactamente mi otro yo...Ohm. Parece de nuevo otra proposición de matrimonio implícita por parte de la típica quinceañera que se queda prendada de la delicada fisonomía y retórica de un vlogger.

    ¿Tienes alguna palabra favorita? La mía es entelequia...parece evocar el sonido de gotitas de cristal...y a ondas transparentes...

    ResponderEliminar
  2. Te amo soy un chico y tengo novia... ¿es normal?
    Hola soy Victor de trece años
    Tú me impulsaste a hacer un blog y un videoblog.
    Cada día superas lo insuperable, léeme si te apetece
    http://tropadeversos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Y yo creía que escribía "bien"... Eres increíble.

    ResponderEliminar