Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

sábado, 28 de julio de 2012

El saber duele.


Hay una especie de basura en mi ánimo que me impide pensar en cosas alegres. Supongo que ya he empezado a deshacerme por dentro, de una forma u otra. Es como una especie de vacío del que no puedo salir. No se puede salir de un lugar que jamás ha existido. Como vagando por la nada, sólo viendo sombras, escuchando gritos de terror y auxilio, observando caras monstruosas que sólo me piden que deje de sentir.
Me muero por hacer miles de preguntas a la nada. Preguntas de las cuales no quiero saber la respuesta.

Soy sólamente otra sombra más en este bosque perdido. Alejado de la mano de Dios. Aquí no hay nada, sólamente oscuridad, y unas manos ensangrentadas que aporrean teclas sin cesar, pero no escriben nada. La inspiración se está yendo, y siento que de mi sólo quedará la sombra de lo que fui, una cáscara muerta y vacía con un alma brillante que se evaporó cuando la oscuridad y la podredumbre la hubiera consumido por completo.

Siento a mi corazón latir odio, rencor, y resentimiento por pasados que ni siquiera me pertenecen, con arena en la sangre.

En este baile de sombras macabras, sólo me queda esperar, completamente solo, abrazado a las horas, escuchando al tiempo pasar, y susurrarme al oído que la mente también tiene fecha de caducidad, y que la mía está próxima.
Con las manos temblorosas, con la sangre brotando por todos mis poros. Un ente lacerante que sólo puede limitarse a escribir, y a pensar en lo que escribe.
Aquí, en la más absoluta soledad, rodeado de gente.


Queremos saber, sabiendo que si sabemos, dolerá.

6 comentarios:

  1. Gracias, Zstuk, por escribir. Gracias por deshacer tu ser y hacer que cada palabra que tu dices sea una delicia, sea casi tangible, que esa sangre en la arena sea casi real.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Zstuk ^^, sigue escribiendo por favor!

    ResponderEliminar
  3. Palabras con sentimiento,palabras duras,que casi duelen al leerlas. El saber duele,sí,pero no podemos vivir en una eterna ignorancia. El saber te taladra la cabeza,te hace sentir mal y no tiene marcha atrás. Solo queda esperar a que se vaya. Y cuando se va te das cuenta de que no mereció la pena.

    ResponderEliminar
  4. una vez me dijo mi abuela: "Ya se que prefieres ignorar al mundo con tu música y olvidarlo todo... pero créeme; es mejor llevarte una decepción con la verdad que vivir atormentado pensando en que hubiera pasado si no lo hubiera intentado" el saber duele. te lo digo yo desde la experiencia. Pero el saber es más que bueno. Es necesario.

    Una magnifica entrada. por favor, sigue escribiendo.
    Un saludo desde Asturias! :)

    ResponderEliminar
  5. Tú lo has dicho, sólamente otra sombra más en este bosque perdido. Me pasa exactamente igual, excepto por la parte de pensar lo que se dice. Prefiero ignorar lo que pasa y pasará y centrarme en lo intangible, el presente. Te lo recomiendo, funciona como una aspirina tras años de pensar profundamente y preguntar.

    ResponderEliminar
  6. Me recuerdas a mi. Me recuerdas mucho a mi. Y eso que no te conozco. Quizá me equivoque pero, ¿que tal tu etapa oscurilla? las tienes todas de haber pasado por ella. ¿Te hartaste de las camisetas de Metallica y las pulseras de pinchos? Yo también. Aunque me gustaba más Nirvana.
    Escribí también sobre eso, sabes. Sobre el placer de las desgracias ajenas. Sobre el sentirse afortunado de una forma tan despreciable de la cual sólo la raza humana era capaz. La protagonista era pelirroja.
    Me estoy mirando los pies y pensando en lo absurdo que es este mensaje, sin embargo, he decidido que pienso mandártelo. Es también un extraño placer ese de esconderse bajo los anónimos. Te dan la seguridad y la fortaleza que tu nombre no tiene.
    Supongo que te lo voy a enviar al menos para darte las gracias. Las gracias porque me he has hecho ver que escribir es algo más que un arte inútil. Qué cojones, sigue siendo un arte inútil, pero sirve de consuelo saber que en el mundo existe gente que piensa lo que tú, que siente lo que tú, aunque sean imaginaciones tuyas. Aunque sean banales imaginaciones tuyas. Y patéticas. Dicho esto, supongo que todo se contagia, me has contagiado tu podredumbre interna y tus ganas de escribir. Gracias. Prometo dejar de acosarte y tomar all bran, porque esto ya es enfermizo.

    ResponderEliminar