Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

domingo, 11 de diciembre de 2011

Regálame a Eva


- Tengo un regalo para ti.

Dijo Eva como si nada. Con una voz muy poco provocadora para lo sexy que solía resultar cuando hablaba.

Y aunque el chico no parara de preguntar qué regalo tenía preparado para él, no obtenía respuesta alguna. Eva no paraba de dar pistas falsas, de dar argumentos sin sentido y de esquivar el tema con una picardía que, por algún extraño motivo, resultaba obscena.

- El fin de semana podré dártelo.

La voz de Eva se tornó grave, con un halo de misticismo ensordecedor. Sus palabras sonaban como si quisiera callar, pero con la necesidad irrefrenable de hablar.
El receptor del presente no sabía bien qué decir. Una mezcla de nerviosismo y duda asaltaba su cabeza y rebotaba dentro de su cráneo. No podía pensar en otra cosa.


La sexualidad de Eva era algo que resultaba completamente desconocido para él, y aunque sus muchas erecciones tan sólo con su imagen en la cabeza hayan podido resultar exitosas, no estaba seguro de si se referiría a eso.
Estaba claro que Eva era una provocadora nata. Nacida con el don de atraer a los hombres y de no hacerles pensar en otra cosa que no fuera su piel blanca, su cabello ardiente, o sus pecas que disimulaban sus ojos rasgados.

Eva podía tener al hombre que quisiera, sin prácticamente ninguna excepción. Así que pensó que sería demasiado raro que le hubiera elegido a él. Al fni y al cabo sólo se conocían de un par de meses, y apenas se conocían.

Sin embargo, y para tan prematura relación, sus encuentros no sexuales resultaban bastante ardientes. Desde luego, la tensión sexual se mascaba en el ambiente, pero nunca llegaron al punto de unirse en un solo ente, definición del "coito" según la mente romántica de Eva.
Romántica y lasciva. Pues aunque inexpresiva de rostro, su cuerpo hablaba por ella. Una expresividad involuntaria que se podría decir que le caracterizaba.

Que Eva tuviera cara de no haber roto jamás un plato, no significaba que vajillas enteras de porcelana fina hubieran sido estrelladas contra el suelo por sus propias manos.

Si Eva pudiera compararse con un instrumento musical, éste sería una guitarra. Una guitarra muy cara, de madera blanca, muy fina. Con unas cuerdas delicadas, a las que hay que acariciar muy suavemente, pero siempre con sentimiento para hacerlas virar. Con unas curvas de tácto de barniz, suaves y delicadas. Una guitarra cuyo clavijero fuera dificil de domar, cuya afinación resultara toda una odisea. Una guitarra fácil de tocar, pero dificil de tocar en la tonalidad correcta.

Siempre desafinada, Eva. Siempre desafinada.

1 comentario:

  1. Q bn hiso mi tocalla al inspirarte todo esto... Vivan las Eva's xDD -_-

    ResponderEliminar