Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

martes, 30 de abril de 2013

Nadie con quien hablar.


Sobre las líneas que jamás se escribieron duermen las conciencias más inquietas, repletas de culpa. De imaginación peligrosa, de mente enferma, de deseos llenos de gloria, gloria manchada de sangre. Siempre hay una historia para alguien que no desea contar la suya, el consuelo de un pobre diablo, de una voz encerrada en el miedo, de una épica abstracta y oscura. Duerme en la verborrea la inseguridad y el nerviosismo, siempre vigilante, pero entre sueños y algodones.

Despertándose entre burlas y párrafos emborronados, saltando borracho sobre las letras. El miedo no sólo surge de noche, no es  en ella donde se encuentra el peligro, las alimañas, la pura decadencia. Es en ese oscuro lugar donde mora el peligro, donde se llora de pena, donde se interpretan los temores. Allí donde todos sabemos.
Donde se controla todo es donde más se desajusta aquello que nos hace actuar con humanidad, allí en la cima, allí desde donde todo se ve, y todo se escucha. Volviéndose enfermo, pudriéndose, engañándose, no sabe salir.

Qué miedo más etéreo y surrealista. ¿Lo estaré viendo sólo yo? ¿Será de verdad? Será, será...
Y ojalá lo fuera. Saber que se  le teme a algo real y no a los fantasmas de la mente, a los demonios imaginarios, a la inspiración dormida. A esa mala puta que dice que llamará y nunca llama.

Y es allí donde la voz calla, donde se despiertan las ilusiones a las seis de la mañana para irse de viaje y no volver jamás. Donde no hay nadie con quien conversar. Con los fantasmas violando la estabilidad de tu equilibrio, con los demonios sodomizando la inspiración, deseando terminar, morir estrellados contra la pared del ego en una orgía de basura y desechos.

Y es allí donde la voz calla, pues los monstruos de debajo de mi cama ya no están. Se han ido. Y ya no tengo a nadie con quién hablar.

7 comentarios:

  1. Este es uno más de tus relatos que, cuando acabo de leerlos, me quedo mirando la pantalla con la mirada perdida, pensando solamente "lo ha vuelto a hacer, me ha dejado sin palabras".

    ResponderEliminar
  2. No he visto ningún vídeo tuyo, ni sé quien eres, ni sé como que acabado aquí. Sólo sé que me ha encantado este relato, tienes mucha mañana para escribir :)

    ResponderEliminar
  3. Con mañana quería decir maña, claro está xD

    ResponderEliminar
  4. No eres el único que desea desprenderse de etéreas fantasías, de los fantasmas que atormentan con recuerdos, y vivencias reales, ya pasadas, que nunca volverán. Aferrarse al mal real, al que puedes ver con los ojos y tocar con las manos, antes de hundirte más y más en la desesperación que, indiferente, te besará en los labios y absorberá tu esencia sin ni siquiera saber tu nombre, ni mirarte a los ojos...

    Joder, podría haber escrito otra entrada en mi blog... U_U espero que al menos aquí se aproveche más mi talento, siendo un guiño al tuyo. Un beso desde BCN.

    ResponderEliminar
  5. Hay veces en las que necesito pararme a pensar por qué dejamos de hablar, aun habiendo compartido tan pocas palabras. Te llegué a odiar un momento en el que ni siquiera me percataba de que hablaba con tu personaje, y no con tu verdadero yo. Cosas como esta me han hecho volver y necesitar de tu don para darme cuenta de quién era Dani, quién era "D" y no "Z" como muchos, incluyéndome, te han llegado a llamar. Ese puñado de letras que para algunos no significa nada para mí puede llegar a significarlo todo; es tu esencia, Dani, de ahí surge tu corazón; nos lo ofreces sin miedo de que alguien pueda llegar a romperlo. Tienes un don impresionante, con el que perfectamente puede alcanzarse tu corazón, y tú puedes alcanzar el de otros. No lo desperdicies; realmente vales para regalar sonrisas.

    ResponderEliminar
  6. Intrigantemente, a mí me ha parecido que has descrito la profundidad de la psicología de un amante del rock duro, el heavy, lo oscuro y los videojuegos de rol. Coméntame qué conexión puede tener esta intuición mía con todo esto XD

    ResponderEliminar