Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

jueves, 25 de noviembre de 2010

¿La vida? Fémina odiosa

A diferencia de todas las absurdas hipótesis que circulan por ahí, como el típico: La vida es muy simple, nosotros la complicamos. Oh sí, qué inteligentes y qué racionales sois. Seguro que sois de esos que ponéis las primeras palabras con mayúscula, pero luego conjugáis los verbos como os sale de la punta de los pies (haber por a ver, dirías con dijeras o dijeses, y demás etcéteras).
Pues quiero romper una lanza a favor de otra teoría: La vida es muy complicada por naturaleza. A veces ocurren cosas, cosas que obligan a tu moral a bajar en picado, y eso no lo provocamos nosotros, sino la vida.
A veces, el ángel que esperas que te salve se larga a más de 3000 kilómetros de distancia, y nosotros no tenemos la culpa, sino las vicisitudes del destino.
Puede explotarte una bombona de butano en la cara y desgraciarte para toda la vida, y nosotros no tenemos la culpa, sino la vida.
Quiero echarle la culpa de que la vida sea tan complicada a la vida misma, porque la vida es muy dificil, digan lo que digan. Incluso cuando eres feliz, buscas el modo de que esa felicidad nunca cambie, y eso sí que es realmente complicado.

No sé, son muchas reflexiones sin sentido, pero es que últimamente no estoy muy inspirado para escribir apenas, y pido disculpas a la gente que lee este blog, que por pocos que sean, son los que me animan a seguir escribiendo y ofreciendo relatos.
Aunque sé que mis textos han pasado de ser alegres (aunque con infinitas pinceladas misántropas, lo sé), coloridos, con vida, con garra, a tristes, macabros, crueles y realistas, pero es por la época. El amor se marcha, y el sentimiento de impotencia al no poder perseguirle y estar con él es abrumador. Ella es mi vida, y la luz que me guía a través de este mar de letras, y sin ella no puedo escribir nada (o casi nada) decente.
Como ya dije en una ocasión: Ella es mi vida, y si mi vida se va, quiero ir con ella. Con ella hasta el fin del mundo.

"La verdad, esta vichyssoise de verborrea se está volviendo muy verbosa"

PD: Próximamente: Invasión ultrarealista. Sólo en www.ejercitodepalabras.blogspot.com

1 comentario:

  1. Tus textos pueden tener todos los colores y matices; pueden pasar del rojo pasión al negro de la noche, y eso es precisamente donde radica la belleza de escribir, en este caso de leer. Te permite recorrer toda la paleta de colores, que nos son más que los colores de la vida.

    Como dijo Toni Morrison al preguntarle ¿Y qué es la literatura?: "Un refugio, un lugar donde todo puede ocurrir, donde se puede reaccionar con violencia o sublimidad, donde es bueno sentir melancolía o temor, o incluso fracasar, o equivocarse, o amar a alguien, o desear algo profundamente, y no llamarlo por otro nombre, no sentir vergüenza por ello. Es un lugar para sentir profundamente".

    No dejes de escribir. Un saludo.

    ResponderEliminar