Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

sábado, 13 de agosto de 2011

Ahora ya sé (Parte 2)

(Ahora ya sé (Parte 1) http://ejercitodepalabras.blogspot.com/2010/07/ahora-ya-se.html)

Ahora ya sé que hay gente más importante que yo, y no sólo para el mundo, sino para mi vida.
Ahora ya sé que las cosas nunca, jamás son lo que parecen.
Ahora ya sé que, aún estando dolido, hay risas que resuenan en mi cabeza, pero que no son mías. Ni de nadie
Ahora ya sé que cualquier persona puede ser el diablo, aunque pudiera parecer un ángel.
Ahora ya sé que, detrás de esos "tengo que irme" había otra persona esperando.
Ahora ya sé que esos tres minutos con una persona amada corresponden más de una hora con una persona non grata para mi, pero deseada para mi vida.
Ahora ya sé que la luz al final del tunel no era una salvación, sino un espejismo.
Ahora ya sé que se puede llorar de tristeza a la vez que se ríe de alegría.
Ahora ya sé que la traición no consigue, sino el odio alimentar.
Ahora ya sé que la impureza del amor se compensa con una sucia mentira.
Ahora ya sé que a los seres humanos, no hay que darles jamás la confianza que te darías a ti mismo.
Ahora ya sé que él tenía más hueco que yo en tu corazón.
Ahora ya sé que en la noche no sólo existía yo.
Ahora ya sé que puedo sentirme dolido. Nunca fue nadie tan audaz, escondiendo la verdad de su fin. Más audacia tal vez, pero ignorante por mi. Qué idiota pude llegar a ser.
Ahora ya sé que no sólo somos dos.
Ahora ya sé que nuestros corazones se separan descosiendo sus uniones de sangre, y dejan de latir.
Ahora ya sé que esa ilusión a tantos kilómetros sólo fue una ilusión. Nada más.
Ahora sé que por bandera llevaba la mentira, y la alimentaba con una traición.

¿Cómo se pretende amar ciegamente? ¿Cómo se pretende disfrazar tanto una actitud? ¿Cómo es posible traicionar tan vilmente a un amor tan grande? ¿Cómo es posible?

Pregunto sabiendo las respuestas, pero sabiendo que nadie va a decírmelas aunque las sepa.
Me siento triste.
Me siento traicionado.
Me siento dolido.
Me siento amargado.
Me siento... no sé ni cómo me siento.
Al menos, ahora ya sé que me siento "algo".

2 comentarios:

  1. Tío, no sabes como de identificado me siento con esta entrada tuya :S
    Eres bastante bueno, he de decir que gracias a ti empecé yo también a plasmar mis pensamientos en un Blog. Espero que tengas tiempo para mi alguna vez, que contactes conmigo. Me encantaría enseñártelo y saber si te gusta o no.
    Nuevamente te lo digo, tienes talento. Exprimelo y algún día acabarás llegando alto ;)

    ResponderEliminar