Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

miércoles, 23 de mayo de 2012

El escritor. (Parte 1)

Sangraba sombras, como la sangre cuando se diluye en el agua del mar al ser zarandeado un cuerpo por un escualo. Supo que le estaba mirando, aunque físicamente no tuviera ojos, y las letras saltaron de golpe en un brillo que rezumaba burbijas moradas del papel, con un sonido muy grave y seco, y comenzaron a oscilar alrededor suyo.

Emitían un sonido característico, como el de una cerbatana pequeña al ser disparada con potencia. Así, pero multiplicado por toda la legión de letras que giraban en torno a él.
Y la potencia de los caracteres que ondeaban como avispas a su vera le silbaba los oídos. Y comenzaron a soltar pequeñas descargas eléctricas no más grandes que una mina de lápiz, moviéndose por convulsiones tan rápidas que escapaban a la lógica, cuando montaron una acometida contra él.

Pero siguió sentado, firme y sereno, aguantando con lágrimas en los ojos cada espadazo literario que impactaba contra su rostro con la furia de una legión de soldados necromorfos.
Las letras continuaron avalanzándose sobre él. Sólo unas pocas, mientras el resto del manuscrito seguía girando. Notó cómo las marcas le quemaban la piel y apretó mucho los dientes.

Los símbolos cada vez caían con más fuerza, y se adherían a su piel desnuda con un brillo tenue al volar, y un pequeño destello al impactar, y quedar sellados y tatuados para siempre en la dermis del escritor.

Una letra se avalanzó en una cometida violenta sobre su frente, y soltó un leve gemido. Sus ojos se cerraron muy fuerte, abriendo, irónicamente al cerrarse, la puerta a un puñado de lágrimas que se precipitaron temerosamente al vacío de sus mejillas.
 La letra que había impactado entre ceja y ceja parecía brillar más que el resto, pero no más que sus ojos al abrirse, y haber transformado el triste líquido lacrimal en una potente y blanquecina luz que emanaba como una fuente de esperanza por sus mejillas. Había comenzado a llorar una luz que emitía un sonido abombado, pero muy tenue, casi inapreciable.

6 comentarios:

  1. "Pero siguió sentado, firme y sereno, aguantando con lágrimas en los ojos cada espadazo literario que impactaba contra su rostro con la furia de una legión de soldados necromorfos."

    Tus palabras son tan sólidas que incluso duelen. Sumerges a los que te leen en un mundo que ni siquiera existe en el imaginario, es otro mucho más especial, más...complejo. Abstracto y bello. Tu público sufre porque, al menos, aparentas tal sufrimiento, tal angustia, que el resto de personas que admiran tus escritos empatizan con ellos. Cada palabra que clavas es como una aguja que atraviesa nuestra piel, hasta punzar de tal forma que llega a provocar adicción. Tus textos crean dependencia. Y eso les maravilla a tu público :)

    Felicidades Z ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que, desde que escribo, las únicas veces que me faltan las palabras son cuando recibo este tipo de mensajes. Gracias de verdad. =)

      Eliminar
  2. Eres tan agradable de leer que es precisamente eso lo que hace que no puedas dejar de hacerlo una vez empiezas. Es como si una palabra llevara a la otra y hasta que no ves el punto y final no podrás detenerte.

    He de decir que no he comentado todo lo que me hubiera gustado, pero que te he estado leyendo durante bastante tiempo, y sobre todo siguiéndote en los vídeos. Cada vez que lees un texto en tu canal acabo llorando... Eres realmente conmovedor, sabes cómo hacer que el lector se meta en tu piel y sienta todas y cada una de las palabras, incluso las comas si hace falta.

    Quizá tenga el placer de verte echar una ojeada a mi blog, sería un verdadero placer ver un comentario tuyo allí. Desde la última vez que comenté y te invité a pasarte he tenido periodos más creativos, y quizá esta vez encuentres algo de tu agrado.
    http://imaginaydesea.blogspot.com.es

    ¡No dejes de escribir! :)

    ResponderEliminar
  3. Gran texto, sencillamente increíble... Me recuerda a un libro que leí hace tiempo, no sé si lo conocerás. El Ejército Negro, de Santiago García-Clairac.

    ResponderEliminar
  4. Aún no entiendo del todo cómo con un texto tan breve, puedes encerrar tanto a la gente en lo que escribes.

    ResponderEliminar
  5. Me fascinan los ejércitos, lo primero que se percibe del ejército es su uniformidad de ideas, ideas que trascienden sus diferencias físicas, son iguales como uno solo, a una sola señal de acción igual se activan cada uno de los integrantes, que viva el ejército de ciudadanos, que viva el ejército de la fuerza interna bruta que saca adelante a cualquier país, que viva lo población dinámicamente activa que ha de transformar a este planeta, seamos voz desdpués de las letras que generan las vibrantes ideas. Vladimir.

    ResponderEliminar