Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

lunes, 4 de junio de 2012

La búsqueda (parte 1)

Me desperté con los ojos pegados y un mechón de pelo molestándome en mitad de la cara. Di un par de vueltas perezosas en la maltrecha cama mientras esperaba el momento para levantarme, aunque no me apeteciera lo más mínimo, debía hacerlo.

Desplacé una de mis manos hacia la cara y me aparté el pelo que estaba donde no debía estar. La boca me picaba por el alcohol de la noche anterior, y me sabía a ceniza y a sangre.
Me levanté de la cama de un respingo, y observé mi habitación: Toda una montaña de ropa surgía del suelo hasta tapar la mesa de mi escritorio, al lado de la ventana, a la cual ya se le había caído la cortina unos días atrás. El armario sólo tenía una puerta, y la poca ropa que quedaba dentro no tenía pinta de oler muy bien. Me molesté en avanzar hasta la ventana, y abrirla de un golpe. Asomé la cabeza mientras el tiempo dejaba atrás el crugido de la contratapa al abrirse, y miré al cielo. El Sol brillaba entre los edificios, y sólamente unas pocas nubes conseguían abrirse paso tratando de contaminar de negro la bóveda celeste. Otro caluroso día más.

Supe que ese sería el día donde encontraría ese "algo" que necesitaba para volver a sonreír. Hasta ahora, mi vida había sido un completo desastre. Trataba de vivir de mis padres, haciéndoles creer que estaba estudiando el tercer curso de una carrera que no existía, en una universidad que me había inventado, y en una ciudad de la que ni siquiera recuerdo el nombre.

Supongo que no era feliz, pero tampoco me había molestado en buscar la felicidad. Sabía que me faltaba "algo", y no me refiero a poner orden en mi casa, a poder comer algo cocinado por una persona, o a ponerme ropa limpia. Sabía que tenía que buscar aquello que me faltaba, y pretendía que hoy fuera el día.

Caminé unos pasos hasta el cuarto de baño y me miré al espejo, prefiriendo borrar cualquier recuerdo que esa habitación pudiera evocarme. Mis ojos se clavaron en mi, y objservé el verde resplandor que emitían. Me miré de arriba abajo, saqué la lengua, y me hice un par de muecas. Abrí el grifo y coloqué las manos debajo hasta que se hubo creado un pequeño estanque en la forma cóncava de mis palmas, y me lo llevé en un suspiro hasta la cara. Aún con el rostro empapado, alcé la vista, y volví a mirarme, apartándome la media melena de la cara, y echándome el pelo hacia atrás, mientras observaba mi cara mojada.

Rescaté un par de calcetines con algún que otro agujero, unos pantalones vaqueros que llevaba poniéndome hace ya un par de meses, y una camisa de cuadros, y cogí una libreta y un bolígrafo de lo que quedaba a la vista de la mesa del escritorio sepultada por la ingente cantidad de prendas que había ido amontonando. Volví a mirar por la ventana: El cielo había comenzado a cubrirse, pero no para poder afirmar que estaba nublado. Sólamente unas pocas nubes, algo más negras, se habían atrevido a aparecer allá por el horizonte.

Cogí las llaves de la tartana de cuatro chapas con algo de pintura y un motor adherido con celo a la cual mi padre, en un pasado, la hubiera llamado "coche", y salí por la puerta de casa.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre de Dios. Menudo fallo más garrafal. Muchas gracias por la corrección, no me había dado ni cuenta. Ya está corregido.

      Eliminar
  2. vale, sin querer borre la otra opinión revisa mas fallos de esos que encontré alguno que otro ;) por lo demás me gusta el comienzo de la búsqueda si señor y estoy deseando ver como sigue la trama jaja un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Esperando a la segunda parte, existe el amor solo por ver la forma con la que juntas palabras? :)

    ResponderEliminar
  4. No pretendo ser quisquilloso, pero el texto, a parte de estar REPLETO de faltas sintácticas en el uso de las comas (faltas gravísimas como enumerar datos o secuencias con ", y", lo cual se aprende en 1º de la ESO) carece de alma o contenido; puede que me equivoque y el texto pretenda ser parte de un diario, pero si no es así, no encuentro más que unos párrafos de típico diario de adolescente relatando su vida sin sus papis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has dado en el clavo. Este texto no me gusta ni a mi, y no me salió del alma, no lo sentí: Lo pensé.
      Tienes mucha razón, el texto es pobre, y está lleno de faltas, fruto de haberlo escrito sin dormir, y sin importarme mucho el texto en si. Gracias por tu crítica, espero que te gusten los demás textos, y siento haber bajado el nivel de esta manera.

      Eliminar
    2. Esperaba insultos, el comentario borrado o algo por el estilo, pero veo que aún queda gente por ahí que sabe aceptar una crítica con elegancia; todo no nos puede salir bien.
      Seguiré por aquí leyendo el resto del blog a ver si me llevo alguna sorpresa.

      Eliminar
    3. Jamás se me ocurriría contestar de mala manera a una opinión tan respetuosa y sincera. Si no te gusta, pues no te gusta, es comprensible. Como ya he dicho: No me gusta ni a mi. Y si lo he subido al blog es porque quería ver la opinión de la gente. Gracias por la tuya =)

      Eliminar