Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

martes, 6 de noviembre de 2012

El último latido.


Recuerdo tus piernitas al aire, con tu minifalda marrón, cogida de la mano de tu hombre, paseando por las calles de Logroño, con dos coletitas como adorno en el pelo y una sonrisa de oreja a oreja. Tu cadera contoneándose, moviendo los volantes de la minifalda, mientras mis manos rodeaban tu cintura y sincronizábamos ambos caminares para ir al unísono, y nos sonreíamos entre besos fugaces y arrugas en los ojos.

Tu cabello en forma de fuego dándome el calor que no me daban las gotas de lluvia que caían sobre nosotros en mitad de aquellos besos. Tan cálidos, tan blandos, y tan sentidos.

Y todo eso se quema, ¡se rompe!. Miles de látigos ígneos, muy pequeños, brotan desde lo más profundo de mi pecho, para tratar de consumir mi corazón. Grita, y se retuerce entre sonidos chirriantes y pústulas que explotan a causa del calor. Su tamaño va menguando, y las llamas terminan por consumirlo finalmente, convirtiéndolo en una bola enana de carbón, depositada sobre un frío suelo gris situado en el centro de mi pecho, iluminado pobremente por los pocos rayos de esperanza que consiguen filtrarse por el tragaluz en el que se ha convertido mi boca. Sin punto intermedio, un acceso directo desde la luz de luna hasta el dentro de mi alma.

Descansa mi corazón roto, acurrucado e indefenso, quemado y dolorido, apaleado y triste. Con la boca amarga y pastosa, y heridas en los labios, sin contar las quemaduras. Esforzándose al máximo por latir, quiere conseguirlo. Lo intenta una vez más, y otro estallido retumba en su machacada cabeza. Oye voces que le susurran que se deje llevar, que permita que sus piernas flojeen para acabar cayendo en el abismo. Ahí arriba no hay nada que ver, y quizá la solución esté dejándose llevar hacia la oscuridad.

Podría quedar algo de sangre que bombear, se pregunta, pero su cuerpo está demasiado maltrecho. Cualquier esfuerzo que lograra hacer sería el último antes de expirar, y dejar de existir para siempre. Convertirse en ceniza y echar a volar, como vuelan las ilusiones. Las mismas  que son arrastradas por el viento que levanta el polvo de un corazón roto que, tras incontables torturas, tuvo el valor suficiente para emplear su último aliento en un último latido, el cual se escucho como dos barras huecas de metal al chocar entre si a gran velocidad, y su eco resonó hasta el más recóndito rincón de un cuerpo agotado.


"Tummmm..... Tum....." Y se apagó definitivamente.

6 comentarios:

  1. Bueno, si de verdad quieres mi opinión me parece que te queda mucho por andar aún...
    No está bien definido, ni si quieres hacer prosa o verso, ni siquiera tu propio estilo, puesto que se entremezcla todo de forma un poco caótica.
    Por otro lado, usas descripciones como metáforas y das datos al aire que no vienen a cuento rompiendo la continuidad.
    Siempre desde el respeto y la critica constuctiva que has pedido en twitter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, naturalmente que me queda mucho por andar, si lo tuviera todo aprendido no tendría sentido seguir escribiendo.

      Pero si, ese es exáctamente el objetivo: Crear sensación de confusión, con palabras aleatorias entremezcladas con el grueso del texto, y la pequeña trama que este lleva consigo. Me suele resultar irritante tener que explicar los textos, pero si, pretendía generar un texto (en prosa, por supuesto) romántico y emotivo, pero con las características de un texto triste.

      Muchas gracias por tu crítica, me gusta mucho recibir comentarios de ese tipo, desde el respeto y explicando los argumentos, y no con simples improperios o falta de educación.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Sinceramente no es el mejor de tus escritos, creo que pretendes expresar demasiado a la vez. Es como si intentases plasmar un dolor inmenso en tus palabras, pero el dolor y la confusión suelen ir de la mano asi que creo que el resultado es una mezcla de emociones y sentimientos que se entrelazan sin demasiada armonia. Si, eso es lo que creo que le falta: armonia. De todas formas opino que seguramente este texto tenga sentimientos personales y metaforas que nosotros tus lectores no podemos apreciar en su maxima belleza al no conocer tu situacion. Pese a todo tienes un talento increible y te animo a no parar de mostrarselo al mundo. Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me hacen chiribitas los ojos con ese tipo de comentarios :3

      Eliminar