Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

jueves, 21 de marzo de 2013

Odio.


No sé si estoy lleno de odio o es el odio el que está repleto de mi. Me consume, me posee, y se alimenta. Soy la explosión de la caja de Pandora, el puro terror, la muerte, la maldad, y la desolación.
Quiero vomitar sangre sobre cuerpos mutilados en una capilla de voces acalladas por los nudillos de la adversidad. Maldad a ultranza, el nivel más extremo de lo obsceno y glorioso a partes iguales, negrura celestial invadiendo todos los rincones de mi piel, mis brazos rezumando sombras, feroces y descontrolados, clamando venganza.

Poder apuñalar carne muerta, desgarrando los músculos con mis propias uñas, pues la muerte llegó cuando ya era tarde, y que los gritos de dolor penetren en mi cabeza y reboten en ella haciéndome sonreír. Disfrutar de la violencia que se introduce en mi cuerpo y recorre mi sistema nervioso dejando la humanidad a un lado. Convertido en bestia, con apariencia humana, comportamiento animal, con la rabia inundando mis ojos repletos de sangre, desorbitados y perdidos en el infinito.
Odio en los pulmones, respirando veneno y fuego haciéndome explotar el pecho. Absoluto descontrol y desenfreno cayendo sobre mi piel purulenta en forma de lágrimas. Y con el único arma de mis manos, conseguir la anhelada soledad, y resurgir desde las profundidades de un océano de lodo y barro tintado con sangre y sudor.
Sociopatía extrema perlada de saliva, tanta hambre, desidia, querer morder mis propios nudillos hasta carcomer el hueso ensangrentado que sostiene mi cuerpo, y estallar en declaraciones de guerra al no soportar el dolor. Gritarle al cielo, sodomizando la bondad, haciendo que las voces que devoran mis entrañas cierren su sucia boca. Llegar a la felicidad plena en sapiencia del infinito e insoportable sufrimiento de los demás. Una burla al amor del prójimo, asesina y cruel, despiadada y pútrida. Sentir su alma estallar en mil pedazos y sus cuerdas vocales desgarradas azotando la espalda de quienes las usaron para contraargumentar mi insoportable agonía.

Marcas lacerantes abiertas que rompen todas mis venas. Ya no hay esencia vital, sólamente lava y lejía devorando las células que se adueñan de todo lo humano que pudiera haber existido en mi. Gritar en la boca de mi enemigo, asustando su rostro con el ácido corrosivo de mi saliva ardiente. Agujerear su piel en un desahogo eterno que mutila cuerpos condenados al ostracismo de la propia vida. Aplastar su cráneo con pisadas de justicia y sentir inmensa alegría al escuchar el crujido de los huesos al romperse dentro del cuerpo de su dueño. Disfrutar con su agónico trance.

Gritos ahogados de vísceras vomitadas sobre el dolor, reventando sus intestinos quemados por el ácido de la discordia. Pura culpabilidad llevada a una esquizofrenia que hace imposible el perdón. Sin piedad, ni remordimientos. Sólo existe el odio.


Después, llegará la soledad, y con ella, la felicidad y el descanso.

11 comentarios:

  1. Qué intenso, por Dios. Consigues que las palabras me pongan en tensión.

    ResponderEliminar
  2. Es... apasionado. Me ha llegado porque entiendo de lo que hablas, pero con el odio apuntando hacia otro lado. Lo que no mola tanto son los sentimientos que te llevan a escribir esas letras... pero, si ayudan a escribir y con ello a desahogarse, "bienvenidos" sean.

    ResponderEliminar
  3. Esto es una descripción perfecta del odio en su sentido más encarnizado.
    La ausencia de razonamiento enfatiza el sentimiento de una manera espectacular.

    ResponderEliminar
  4. Relatos de dolor tétrico. Qué rabia desatada. Odio que se convierte en ira. Buenísimo.

    ResponderEliminar
  5. Me quito el sombrero por como escribes, mis más sincera enhorabuena y espero que te acuerdes de los que te apoyamos cuando eras "pequeño", porque llegarás muy alto.

    Un saludo y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. Vaya ira contenida. No niego su valor poético, muchacho, pero seguro que tomando un rato el aire , echando unas cervezas o charlando con los colegas se ven las cosas de otra manera.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Escribes de tal forma que siento tus textos en mí mismo. Mi enhorabuena por tu prosa tan fantástica

    ResponderEliminar
  9. muy bueno pero eso de sodomizando (perdona que me ria por el su significado) no me encaja XD

    ResponderEliminar
  10. Y aquí estoy de nuevo, boquiabierta y ojiplatica.
    Me encanta la intensidad y tensión que tiene, me encanta la manera en la que te expresas, me encanta ver ese lado oscuro que caracteriza a todo ser humano plasmado en unas cuantas líneas.
    Zstuk, me encanta la forma en la que moldeas tu dolor en tu imaginación logrando crear obras maestras.
    Se nota la rabia, odio, dolor y sufrimiento que contiene. Y que hablar de tu forma de expresión, exquisita.
    Touché zstuk, touché.

    ResponderEliminar