Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

jueves, 25 de marzo de 2010

Sin título

Sabiduría, creencias, saber o no saber. Quizá creer que sabes. Acertar de pleno en la elección de un camino, o lamentarte toda tu vida por no haber sabido elegir, porque es muy fácil tomar una decisión, pero dificilísimo tomar la correcta.
Piensas que sabes y luego te frustras porque observas que tu sabiduría no era correcta, y al fin y al cabo experiencia es lo que obtienes cuando no obtienes lo que quieres.
Pasar una vida de estudio y aprendizaje para acabar diciendo que daría todo lo que sé por la mitad de lo que desconozco. ¿Para que aprendes entonces? ¿Aprendes para cambiar tu sabiduría que con tamaño esfuerzo has conseguido por algo que no sabes si estará ahí?.

La verdad es que no sé que hago escribiendo semejantes estupideces sin sentido, y nunca se me han dado bien las reflexiones, aunque considero el testo superior como una reflexión, una reflexión sobre nada en general. Incluso se podría decir que este mismo párrafo es una reflexión. ¿Una reflexión sobre mi ínfima capacidad para hacer reflexiones? Dita sea, incluso esa misma pregunta puede ser otra reflexión, bueno, y podría estar así hasta el fin de mis días (que podría ser el tema para otra reflexión.

Reflexión de reflexiones; Así podría bautizar este texto aún sin considerarlo subjetivamente una reflexión, pero creo que es un título demasiado solemne para la sarta de estupideces sin sentido que he escrito arriba. Supongo que eso es la filosofía; reflexiones, contradicciones, y más reflexiones. Algunas sin sentido, algunas con mensaje y coherencia, y otras inteligentes, al igual que otras tan estúpidas que rozan el absurdo salidas de la mente de un loco.

No me considero filósofo, pero sí un loco. Al fin y al cabo todos estamos locos, pero cuando alguien analiza su locura se le llama filósofo, y esta misma reflexión contradice este párrafo en particular, y todo el texto en general.

NOTA: Este texto lo he escrito con suelo y hambre, y en horas de clase, en una hora de guardia debido a un profesor ausente. Por favor, no me lo toméis mucho en cuenta ya que no tiene mucho sentido, y no seáis muy duros con las críticas.

1 comentario:

  1. "Al fin y al cabo todos estamos locos, pero cuando alguien analiza su locura se le llama filósofo(...)"
    ¿Qué quieres que te diga? Excepcional.
    Shariel.

    ResponderEliminar