Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

domingo, 2 de mayo de 2010

Diario de un Camarada (Parte 2)

Diario del Sargento D.M.M. 23 de Abril de 2011 (grabado en radio).

-Conexión entrante-

Acabamos de volver después de 6 meses de trabajo. No fue nada serio, pero tampoco se puede decir que lo hayamos pasado bien.

El primer mes estuvimos haciendo ejercicio como unos locos, hasta que a Ramirez se le partió un brazo levantando pesas. Se ve que 100 Kilos eran más de los que podía soportar, y cuando intentó levantarlos, el brazo se le dobló hacia atrás emitiendo un sonido poco agradable. ¿Alguna vez habéis partido una nuez? Haceos idea.

El segundo mes lo pasamos en una especie de convoy de la cruz roja. Estábamos escoltando a los vehículos que trasladaban heridos a la base médica para que no ocurriera nada. Una vez rehabilitados y curados les devolvíamos a sus ciudades natales. Un niño me preguntó:
- Señor, ¿por qué lleváis armas si nosotros somos buenos?.
No le contesté. No por otra cosa, sino porque no sabía muy bien qué contestar.

El tercer mes lo pasamos en el perímetro de una escuela sunnita, donde unos musulmanes radicales habían secuestrado a una clase llena de niños.
Al final conseguimos sacarles gracias a diversas negociaciones. Pensé que las cosas se nos iban a ir de las manos y que esos pirados con turbante comenzarían a masacrar a esos pobres cuerpecillos, pero llegamos a un acuerdo con muy buen criterio y todo salió a pedir de boca. Los asaltantes están en una prisión pendientes de juicio.

El cuarto y quinto mes los pasamos a la intemperie en un ejercicio de supervivencia natural en el desierto afgano. Hubo 4 desmayos, un herido por un animal salvaje y yo casi la diño de una insolación. El agotamiento y la sed extrema casi nos vuelven locos, y por poco acabamos peleando por la última cantimplora de agua.

El sexto mes lo pasamos recogiendo todo el campamento y preparando los helicópteros y aviones para volver a casa. Ahora tengo un mes de vacaciones, 16000 € más en la cuenta, y la sensación de haber vuelto a nacer.

Parece mentira que hayamos estado de maniobras en Afhganistan.

-Cierre de conexión-

No hay comentarios:

Publicar un comentario