Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

jueves, 13 de enero de 2011

La búsqueda de la felicidad (parte 1)

Ya había perdido su última gota de agua hace dos días, más o menos. Su ropa, hecha harapos por la crueldad rocosa de aquellas oscuras cuevas tan estrechas, se había ido perdiendo por el camino. Su barba ya comenzaba a ganar un volumen considerable, y las manos le ardían con la furia de mil demonios. Se había pasado más de 6 días allí, caminando entre las claustrofóbicas paredes de roca maciza de aquella cueva. No recordaba por qué estaba allí, ni cómo había llegado. No había abierto la boca en toda la semana, ni siquiera para gritar. De todos modos, aunque intetara gritar, ya no tenía fuerzas.
Se arrastraba como un zombi por la oscura oquedad, y la única luz que habían recibido sus pupilas desde hace una semana, consistían en la que despredían los fósforos que llevaba en el bolsillo. 12, para ser exactos. Aunque ahora ninguno, para matizarlo más.
Su respiración entrecortada se llenaba de angustia cada vez que avanzaba otros 100 metros sin encontrar nada ni nadie, sólo rocas, oscuridad, y soledad. Pensaba si estaba volviéndose loco. Eso sí; hablar, no hablaba solo, por mucho que lo intentara sus labios no se despegaban nada más que para beber el poco agua que le quedaba. No se escuchaba absolutamente nada, pero... ¡Un momento! ¿Qué suena?
¿Es el murmullo de un río? ¡Corre!. Inmediatamente, comenzó a andar todo lo rápido que le permitieron sus articulaciones, sus pulmones castigadísimos, y sus 45 años de edad, que también pasan factura.
¡Una luz! estaba observando un doloroso punto blanco al final del tunel, y el sonido acuoso se acentuaba aún más ¿Qué es?. Parecía una mezcla entre la lluvia y el crepitar del fuego. El punto de luz se hacía cada vez más grande, y el sonido latía con fuerza en su cerebro.
Observaba ya el final de la cueva, un aro irregular luminoso, ahora pudiéndose distinguir "dentro" de él, tonos verdes, rojos, amarillos, y azúles, pero muy difuminados, aunque suficientes para que abriera los ojos como platos, pues aunque borrosos, eran los únicos colores que había visto desde hace ya una semana.

Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario