Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

sábado, 17 de abril de 2010

Auto de fe. (un poco raro)

Una acusación. Ojo abierto y dedo que señala.
Se lo llevan preso con las manos atadas a la espalda mientras la gente le insulta, le escupe, le tira piedras y otros objetos.
Le sientan ante el tribunal de la Inquisición, y le declaran culpable de herejía. ¿Pruebas? su autoengaño.
Ya en las mazmorras de tortura le instan a confesar. "¿confesar qué?" Pregunta él. "No mientas, hereje, estás al servicio de satán" replica el inquisidor. "Siervo y esclavo de cristo nuestro señor".
El inquisidor se va, y el látigo azota su espalda. La muerte ronda por allí cerca, pero no se atreve a acercarse aún.
El duro cuero del látigo penetra en su piel, abriendo más las heridas, haciéndole sangrar, y manchando el suelo de ese mugriento sótano de piedra.
"¿cómo nos libramos del hereje?" Se pregunta Torquemada, cruel y sonriente.
Una idea brilla en su enferma cabeza, y con las heridas todavía latiendo, sacan al reo de las mazmorras y le dirigen hacia el Toro de Falaris.
No opone resistencia, pues sabe que si lo hace será peor. Se mete dentro del toro de metal, y las puertas se cierran. El fuego debajo suyo comienza a arder.
Comienzaa a subir la temperatura, y Torquemada ríe.
El preso comienza a gritar. Ampoyas se levantan en su piel, reventando y supurando sangre. La victima grita, y el toro emite sus macabros alaridos en forma de mugidos.
El preso se deshace vivo dentro del toro infernal que le cocina a fuego lento. La muerte le llega derritiendo su cerebro. Y el inquisidor ríe. Y nadie hace nada. Y Dios observa, observa cómo son sus abominables creaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario