Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

viernes, 9 de abril de 2010

Las apariencias engañan

Hola, quería contaros algo de mí.

Soy un hombre de mediana edad, y llevo una vida provechosa y estoy felizmente casado con una bella mujer. Y aunque corren tiempos difíciles, puedo jurar con la conciencia tranquila que soy un hombre trabajador y lucho por sacar a mi familia adelante.

Serví durante unos años como Sargento en el ejército, sirviendo a mí país como un buen patriota. También tengo una inteligencia superior al resto, pero soy una persona humilde y honrada.

Además puedo presumir de feminista, ya que apoyo a las mujeres en su causa, sea cual sea. ¡Las mujeres son la bendición de este mundo! También soy vegetariano y no tolero el maltrato animal.

Me gusta leer, y escribir en mis ratos libres. De hecho tengo varios libros escritos, y muchos de ellos publicados. Aunque desde que soy un pez gordo de la política, la gente se dedica a escribir sobre mí.

Soy de la férrea idea de que cada persona tiene su lugar en el mundo, unos más arriba y otros más abajo, pero todos estamos aquí para cumplir una misión, y la mía quedará bastante marcada.

Soy una persona carismática, sociable y amable, según dicen los que me conocen, y muy amigo de mis amigos. De hecho me debo a ellos, ya que la unión hace la fuerza, como a mí me enseñaron en el ejército.

Ah, y se me olvidaba: Soy conocido por llevar al mundo a una de las más sanguinarias batallas de la historia de la humanidad, llamada Segunda Guerra Mundial, y por exterminar a más de 6 millones de Judíos.


Recuerda: No es oro todo lo que reluce

5 comentarios:

  1. Está bien pero hay un pequeño error, Hitler solo se casó unos días antes de suicidarse.

    ResponderEliminar
  2. En tu discrepancia también hay un pequeño error: No he dicho cuándo Hitler escribió esas líneas. Antes de morir, dos días antes, tres, o cuando fuera.

    Infórmate antes, buen intento de escarnio, pero sin éxito

    ResponderEliminar
  3. Jajaja sí tienes razón pero matemáticamente hay más posibilidades que fuese otro de día (es broma) XD

    ResponderEliminar
  4. Si se trata de buscar errores, lo de su esposa sólo es uno, hay otros.
    Por ejemplo, Hitler nunca fue sargento, el mayor rango que alcanzó mientras sirvió oficialmente fue de cabo. Después de eso pasó a ser un espía antes de abandonar el ejército.
    Hitler tampoco era más inteligente que el resto, aunque indudablemente tenía tendencia psicopáticas y grandes aptitudes de liderazgo que le hacían fácil convencer y hasta manipular a otros los estudios más fidedignos demuestran que su CI no estaba arriba del promedio. Intelectualmente era una persona común y corriente.
    Hay varios puntos de vista sobre su vegetarianismo, por ende decir que era vegetariano puede ser o no ser un error.
    En cuanto a libros sólo se le reconoce la autoría de dos; y uno de ellos fue publicado por primera vez 16 años después de su muerte, así que decir varios libros es también un error.
    Finalmente lo de su sociabilidad y amabilidad es falso, incluso las personas más cercanas a él sentían más miedo y respeto que verdadera amistad o compañerismo. Sus tendencias psicóticas eran muy evidentes; incluso a su esposa maltrataba.

    Pero el punto no es encontrar errores. Ya que en general es cierto lo que escribiste, resulta divertido ver como juegas con los puntos de vista.

    ResponderEliminar
  5. Vamos a ver, pero ¿qué más da el contenido literal y exácto del texto? La cuestión es expresar el desconcierto y los diferentes puntos de vista, así como la absurda idea de que Hitler fuera buena persona.
    Pensé en hacerlo de forma más surrealista, y de un modo mucho más absurdo, e incluso haciéndo un excursus a lo abstracto, pero creo que con la descripción de un genocida mundialmente conocido quedaría más clara la intención de mi texto.
    No hay que tomárselo todo al pie de la letra.

    ResponderEliminar