Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Aburrimiento en clase.


¿Nadie se siente identificado con esa sensación de aburrimiento tan grandísima que serías capaz de suicidarte del tedio? Pues es lo que estoy sintiendo yo ahora. Bueno, excepto lo del suicidio.
Clase de informática, palabras sueltas que no me interesan lo más mínimo, y un profesor, que seguramente haya tenido problemas con ciertas sustancias en un pasado, nos trata como si fuéramos imbéciles. Auténticos idiotas.

Esa sensación de tener como un cansancio en el pecho. Es decir: Tú estás lleno de energía, pero tu cuerpo se aburre como un coral en el fondo del mar. Un cansancio, y un aburrimiento…

Ahora se pone a filosofar, madre de Dios. “siempre lo he dicho: Lo que mejor hace el ser humano es matarse”. Pero maldita sea, eso no es verdad. El ser humano, lo que mejor hace es vivir, porque es innato. Bueno, mejor dicho nacer, puesto que vivir y estar vivo es muy diferente. Bueno, pero eso, que el nacer no lo controla nadie, naces y punto. Por tanto eso es lo que mejor hace el ser humano. El ser humano puede matar o no, pero nacer, ha nacido, eso está claro. Además, ¿No te puedes limitar a dar clase, que es tu trabajo y para eso te pagan?

Y encima el cielo se está encapotando, y no tengo otra ropa que una camisetilla corta y un pantalón corto. De puta madre. Y ahora sigue aburriéndonos contándonos de dónde viene Internet. ¿Pero por qué da por hecho que no lo sabemos? A un friki de la informática como yo se le ve venir de lejos. Creo que le  daban collejas de pequeño en clase. ¿Nunca os habéis imaginado al profesor de turno (vuestro tutor, o profe de matemáticas) de pequeño? Bueno, pues mi profesor tiene pinta de señor respetable, con gafas de patilla fina y cristales gruesos, con pelo corto y canoso, y me atrevería a decir que si no le conociera de nada y le viera por la calle por primera vez, me resultaría entrañable.

Pues de pequeño seguro que tenía el pelo afro y rizado, y con gafas de culo de vaso, con dos paletas de remo por dientes. Como una especie de versión blanca y europea de Stiff Urkel, como el nivel ulterior de lo empollón.  Con unas bermudas color beige, y con camisetitas de Naranjito y Curro de color blanco. Con un parche en el pantalón y con cinta aislante en las gafas. Seguro que le pone cinta aislante negra a las gafas blancas, o cinta aislante blanca a las gafas negras. Coño, si tienes gafas blancas ponles cinta aislante blanca, porque ponerle cinta aislante negra es buscarte el guantazo.

En fin, creo que voy a subir esto al blog. Sé que no es muy bueno, pero es que no se me ocurre nada mejor ahora mismo, mi inspiración está en el subsuelo. Mis neuronas están pensando en tomarse unas vacaciones, y a mí de momento me interesa estar consciente.

2 comentarios:

  1. Escritor :)
    Te acuerdas de mi? Te dije que te estaría leyendo y aunque estoy bastante ocupada con los exámenes siempre que puedo me paso por tu blog...
    No me extraña que te codees con los grandes, seguramente un día serás como ellos, algo me lo dice ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. que preciosa entrada! voy a seguir cotilleando, pero antes de despedirme quería invitarte a mi baúl, por si quieres compartir algún sueño con todos los amigos de Coquette.
    te espero!
    hasta pronto =)

    ResponderEliminar