Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

Sígueme por correo electrónico.

martes, 14 de febrero de 2012

Despertar


Y ya sólo me quedan mis lágrimas. Tú no contestas.
Mi tristeza va cada vez más en aumento, y... ¿Qué te pasa? Me pregunta mi almohada empapada. ¿Cómo se lo cuento? ¿Por dónde empiezo?
Ya no vuelves. Te veo alejarte sin poder hacer nada, te vas. No me salen las palabras.
Apenas veo el teclado, está todo borroso, y hace un rato me levanté de la cama, y deseé que todo hubiera sido un sueño. Levantarme al día siguiente con los ojos hinchados de tantos llantos desconsolados en la soledad de mi habitación y hablar con mis padres. Pronunciar tu nombre y observar con cierto alivio su cara de estupor al escucharlo. Un "¿Quién es esa?" hubiera sonado a música celestial en mis oídos. El que todo hubiera sido un sueño. El que todas las experiencias que hemos vivido sólo hayan sido producto de mi cerebro en el más grande y perfecto de todos los sueños. Una cruel recreación de la felicidad más destructora a manos de Morfeo.
Que nunca hubieras existido. Ni tú ni la ciudad donde vives, ni tus allegados, ni tu historia, ni tu pasado, ni tu entorno. Ojalá jamás te hubiera conocido si hubiera augurado que este final tendría lugar y forma aquí y ahora.
Esa sensación cuando te despiertas de un sueño el cual desearías haber seguido soñando hasta el día en el que murieras y tu mente se trasnsformara en pura eternidad. Un sueño tan precioso, tan mágico... rozando la perfección divina. ALgo así. Haber disfrutado la ensoñación con el mayor ímpetu de mi vida. Haber disfrutado cada segundo de ese virtualismo onírico junto a ti, pero saber que todo fue un sueño, y despertarse con los ojos pegados, maldiciendo tu suerte, jurándole al cielo por su crueldad. Pero a la vez sentirte aliviado, pues sabes que ese sufrimiento sólo estuvo presente en ese triste desenlace entre sábanas y lágrimas. ¿De verdad cuando despierte mañana ya estará todo hecho? ¡Contéstame! ¿Ya no habrá nada? ¡Habla! ¡Que contestes! ¿Cómo? ¿Que yo qué?. Como si yo tuviera la culpa, shakespeare de pacotilla. Me da igual que estés escribiendo. Me da igual que sea el único método del que dispongas para desahogarte. Me da igual que te sientas el mejor escritor del mundo habido y por haber, sólamente porque estás sientiendo con todas tus fuerzas cada letras que escribes. Cada palabra, cada frase cala en tu cuerpo como un rayo de la más pura esencia vital arrojado al corazón más puro del más valiente héroe que hubiera osado adentrarse en las oscuras y tenebrosas brumas de la aventura de los sentimientos en un papel. Que puedes sentírtelo por la penumbra que está caracterizando este texto, pero que morderte el labio inferior hasta el punto de hacerte sangre mientras escribes, no te hace mejor escritor.

 Muchas lágrimas. Negaciones de cabeza. Escribir con los ojos cerrados, sin mirar. No mirar nada, no querer ver nada. No quiero ver nada, sólo quiero escuchar el sonido de las teclas, sentir cómo fluyen las palabras, equivocarme al escribirlas si espreciso. Sentir que me escuchan. Que están ahí como no estuviste tú.
Ellas no me echan la culpa de lo que hago o dejo de hacer, ellas sólo están ahí para servirme, para adorarme, para quererme, para serme útiles. Para consolarme. Ellas saben todo lo que ha pasado, y son testigos mudos de mi vida, de lo que he pasado, de lo que estoy pasando, y de lo que me queda por pasar.
Ojalá mi mente no fuera tan posesiva y tan celosa, y no se me partiera el alma y la vida en mil pedazos por cada caudal de lágrimas que azotan mi rostro cada vez que tengo la impresión de que la idea de que hicieras tu vida con otro ocurriera.
Ahora me quito mis dos corazones. Lo que me ataba a ti, casi de forma literal, y lo dejo con cuidado en el rincón oscuro en el que se ha convertido tu recuerdo, y el deseo de verlo arder como tú prendiste fuego a mis esperanzas de futuro. Si, yo avivé la llama. Maldita sea, y tal vez así sea mejor. Lo típico; Tal vez. Jamás lo sabremos, porque no tuviste el valor, ni el coraje necesario para comprobarlo. QUe tu cobardía tal vez se pueda comparar a la de esa persona que un día arruinó mi vida tanto como tú podrías haberla arruinado ahora si no tuviera uno de los pilares más importantes de mi vida a mi lado. No sé de quién hablo, pero sé que, de algún modo, la persona con la que vaya a compartir el resto de mis días, está leyendo esto. Así, conforme lo escribo. Y me vienen ideas a a cabeza, muchas imágenes preciosas, de miles de rostros de mujeres hermosas. Sólo rostros de mujeres. ¿Se estarán enterando de algo de lo que estoy escribiendo? Espero que si...
Vibra la esperanza de nuevo...¿Nada? ¡Nada! contesta fuerte, con actitud legionaria. ¡Firme y fuerte! "Me da igual ahora, me da igual". Pero es mi pasión, lo siento.
Es mi pasión, y nada se le puede comparar.

Y hace unos minutos no me salían las palabras. Supongo que esto no son palabras. Me siento como si estuviera escupiendo casi de forma literal trozos enteros de mi alma a la pantalla. Y conforme lo voy escribiendo, más épico me parece, y la sensación de vitalidad gracias a vosotras, las letras, gracias a ti, Eva, se mezcla con la tristeza y con el regazo, los dedos, y el teclado empapado en lágrimas. Una mezcla extrañísima. No tan extraña como la vida, pero desde luego, cuasi incomprensible.
¡Por el amor del Cielo! Cómo quisiera seguir escribiendo, hasta hacerme sangrar los dedos. Pero estoy muy cansado, me duelen los ojos y los dedos. Los hombros y las muñecas, el alma y el orgullo, y es hora de hacerles descansar. No en paz, pero descansar al fin y al cabo.

PD: Creo que es uno de los textos más sentidos que he escrito en toda mi vida.

5 comentarios:

  1. Menudo texto cargado de emociones fuertes, palabras llenas y sentimientos.
    ''Sólo rostros de mujeres. ¿Se estarán enterando de algo de lo que estoy escribiendo? Espero que si...'' Sí, si me he enterado y mejor de lo que puedes llegar a imaginar.

    ResponderEliminar
  2. Me has hecho llorar, y si realmente sientes lo que escribes te digo que eres una gran persona

    ResponderEliminar
  3. me he sentido muy identificado con esto. Eres increíble escribiendo. sigue así. la potencia de tus palabras rebasan la barrera que intento crear para tener a raya los sentimientos. Casi se me cae una lágrima. y eso ya es mucho, creeme. ;)

    ResponderEliminar
  4. Bua, bestial.. ¡menudo texto te has currado! me a encantado..:) un saludo:D

    ResponderEliminar
  5. Sí, es brutal. Te quedas con ganas de explotar por dentro.

    ResponderEliminar