Todos los textos que se muestran en este blog son originales, y creados por Daniel Montes, administrador y creador del blog. Si ves cualquiera de estos relatos o textos en otra página que no sea esta, NO pertenecen a esa persona, y significa que han sido copiados.
Si te enteras de que alguien está usando los textos de este blog como si fueran de su propiedad, te ruego que me lo notifiques para tomar las medidas oportunas. ¡Gracias!

¡Conóceme como VideoBlogger!

¡ Visita mi canal de YouTube en www.youtube.com/Zstuk !

Sígueme por correo electrónico.

¡Compra mi libro!

Escribí un libro de relatos junto con otras 17 personas. Puedes comprarlo aquí. http://www.underbrain.com/books/#vloggersnow

lunes, 6 de febrero de 2012

Eva (Parte 10)



Se comenzaron a vestir lo más rápido que pudieron. Eva evitó cargar su cuerpo con prendas innecesarias. El sujetador y la ropa más íntima fueron olvidados en algún rincón de la habitación. Mientras que los golpes de la puerta no cesaban.
Otto no paraba de preguntar:
- ¿Quién diablos es?
Eva siguió vistiéndose con la rapidez del rayo.
 - ¿Qué importa eso ahora? - Dijo mientras se colocaba de forma correcta las botas, y se le escurría un temeroso mechon de pelo desde la sien hasta un par de centímetros pasada la cara, abriéndose paso desde su hieco asignado detrás de la oreja.
- Cuando una persona cabreada aporrea la puerta de mi casa, suelo preocuparme.
- No es nadie.
- Está claro que es alguien - Dijo Otto colocándose la última prenda.
Eva resopló, y cuando se hubo vestido, se giró hacia Otto y dijo con los ojos muy abiertos:
- ¿Hay puera trasera?
Otto puso cara de haberse hecho daño en los ojos por culpa del sol y agitó levemente la cabeza de lado a lado.
- ¿Cómo?
- Que si hay puerta trasera. Es una casa, no un piso. ¿No? Tiene que haber una puerta trasera.
- Si per... - Las palabras de Otto se vieron truncadas por el ruido de la madera al astillarse. La puerta estaba cediendo, los gritos aumentaban, los golpes se sentían cada vez más fuertes. Parecía, incluso, que hubiera más de una persona ahí fuera.

- ¡¡EVA, SAL DE UNA VEZ, O JURO POR DIOS QUE ENTRARÉ A BUSCARTE!!!

Otto no puedo evitar el canguelo. Esas palabras habían sonado oscuras. Mucho más amenazantes que los gritos de amedrantamiento anteriores. La persona, quienquiera que fuese que estuviera ahí fuera, estaba muy enfadada.

Después de medio segundo de duda, Otto suspiró, y agarró a Eva de la muñeca, llevándola casi en volandas por la diminuta habitacion, hasta cruzar la puerta que separaba el pasillo con la puerta de salida hacia el garaje, la cual cruzaron casi al derribo. Casi al mismo instante en que la puerta principal cedía de tan violenta insistencia.

3 comentarios:

  1. *-* tengo ganas d esaber como continua!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, me llamo Eva y soy de Navarra.
    Acabo de descubrirte gracias a Kpulloz :P También me he pasado por tu canal.
    He leído algunos de tus relatos, me gustan :D Y tengo ganas de saber como continúa esta historia.
    Creo que escribes muy bien ^^

    ResponderEliminar
  3. desde su "hieco" asignado detrás de la oreja.

    seria hueco no?

    buen blog y buen videoblog :)

    ResponderEliminar